domingo, 8 de mayo de 2011

- Libro de San Cipriano

Sería la curiosidad o ese instinto por lo extraño, lo diferente o lo oculto que cada uno de nosotros tenemos en nuestro más profundo interior, por lo que a mediados de los 80 cayo en mis manos el LIBRO DE SAN CIPRIANO O LOS TESOROS DEL HECHICERO. Curioso titulo para un manual de magia y sortilegios, que relacionan este tipo de practicas con un Santo, que además terminó siendo mártir cristiano allá por los complejos años del siglo III de nuestra era.

Se desconoce en la actualidad el origen de este singular y mágico libro, aunque hay referencias sobre recopilaciones del mismo durante el medievo, por parte de Beniciana Kabina, rabino hembra que “consumió 70 años, trabajando día y noche” para extractar los 20 tomos originales de los que contaba la obra, así como otras relatadas por del monje alemán Jonas Sufurino, bibliotecario del convento del Broken, en donde la encontró, traduciéndola de su versión original en hebreo.

De la primitiva obra que se le atribuye al santo Cipriano no se tiene conocimiento, pero si que existen en la actualidad gran cantidad de transcripciones, la mayoría provenientes del siglo XIX, que durante tiempo se han editado para su uso, por parte del pueblo llano en conjuros y otros artes de la magia, sobre las se pagaban cuantiosas cantidades de dinero, principalmente por todo lo relativo a la localización de los tesoros referenciados en él y que en algunos casos provocaron la ruina de ellos, enfermedades y hasta la locura. Teniendo que cuidar en su uso, que los conjuros contenidos en sus paginas fuesen aplicados por un sacerdote vestido con galanuras sagradas, para no crear riesgos a los profanos asistentes, empleando para ello monedas de plata y oro, varitas mágicas, alcohol e incienso, velas bendecidas, palmatorias, pellejos de animales, etc.

Algunas de las antiguas leyendas que sobre Cipriano existen, sitúan el nacimiento del santo en el siglo III, en la antigua Antioquia, lo que hoy seria el territorio ubicado de Siria y Jordania, lugares ahora de cotidiana y triste actualidad. Se le supone una vida fácil y culta, pues sus padres gozaban de posibles, siendo poseedores de abundantes haciendas y caudales y seguidores de cultos profanos, lo cual condiciono el inicio de su vida dedicado a viajar por países de su cercano mediterráneo como Egipto, Grecia, Caldea e incluso por la India, adquiriendo grandes conocimientos sobre las ciencias ocultas y mágicas, las cuales amplió haciendo un pacto con el diablo, recluyéndose en una cueva durante un año para recibir de Satán la intensificación de saberes y pócimas, con la intención de servirse de estos hechizos para conseguir el favor de una joven llamada Justina, que fiel servidora de cristo los rechaza, mediante la señal de la Cruz, esto hace reflexionar a Cipriano, al demostrar que la fe de la lozana dama era superior a las fuerzas de Leviatán, renegó de Lucifer, abrazando desde ese momento la religión cristiana como referente. Llegó a ser obispo de Antioquia y junto con Santa Justina fue perseguido y martirizado en las postrimerías del año 300, en la ciudad hoy turca de İzmit; hallándose reliquias de sus restos en la romana Catedral de Letrán, así como en la de león. Siendo en la actualidad considerado por los magos y nigromantes como patrón de sus artes.

Leyendas y solo leyendas se tienen de él, pues solo la historia documentada ha dejado dos referencias al mismo, un sermón de San Gregorio Nacianceno en el siglo IV y un poema de la emperatriz Elia Eudocia en el siglo V, pero ha sido venerado en los altares de las iglesias hasta 1969, en que fue eliminado del “Santoral”, por falta de evidencias de su real existencia………….., que curiosidad mas curiosa, un santo de origen maléfico que existe hasta mediados del siglo XX, que deja de existir para la Santa Iglesia y sus prelados…………..pero del que se custodian reliquias en varios templos de la vieja Europa, y al que se le atribuyen la confección de los originales manuscritos mágicos a los que me refiero en estas letras.

Calderón de la Barca (Don Pedro Calderón de la Barca y Barreda González de Henao Ruiz de Blasco y Riaño, que así es su nombre) insigne comediógrafo hispano del siglo XVII, deja reflejada en su obra “El Mágico prodigioso” las venturas y desventuras de la pareja de santos escritas en verso, así como el triunfo de la fe por encima del maligno.

En “Fausto”, la obra maestra de Goethe, el autor se refiere a Cipriano como vendedor de su alma al diablo. Este mago Fausto, apilado por Goethe Heinrich y que parece referirse al medico y alquimista alemán Johann Georg Faust, nada tiene que ver con el “ripense” (de Rivas) Fausto Fernández que también anda últimamente en las crónicas diarias de los periódicos………….y que al parecer de ellas……….. también es mago y nigromante.

Entelequias populares, situaron durante tiempo un original de la obra guardado entre cadenas en la Universidad de Santiago o escondido en lo más lóbrego de la biblioteca de la Catedral Compostelana, y hasta en el archivo del Castillo de Simancas se ubicaron ediciones antiguas del mismo. Lo que sí podemos encontrar hoy en la Biblioteca General de Compostela es una curiosidad, uno de los incipientes “Ciprianillos” que se imprimió, posiblemente el primero; un cuaderno que, a juzgar por la topología y tipografía de su impresión, debió editarse a mediados del siglo XIX. Este ejemplar, cuyo título “El Millonario de San Ciprian”, fue editado por un tal “Adolfo Ojarak” y através de su lectura podemos catalogarlo como una mofa a todos sus lectores, por el contenido jocoso de sus argumentarios.

Al mismísimo Rey Salomón también se le atribuye su origen, dotándole Jehová poderes para someter a los demonios, terminado por escribir la obra para que quedara constancia de ella a través de sus sucesores. Aun que debió de ser durante las postrimerías del primer milenio en Bizancio, cuando empezaron a aparecer este tipo de escritos.

Este libro está catalogado en el grupo de los Grimorios (libros de encantamiento y formulas mágicas, creyéndose que proveían a sus poseedores poderes prodigiosos e influencia sobre los demonios). Sobre su ediciones podemos distinguir entre ellas dos tipos diferentes, unas mas próximas a la “magia negra” y que son en la practica una copia al castellano del “Grand Grimoire”, muy extendido por Francia durante los siglos XVIII y XIX; las otras, mas cercanas a la “magia blanca”, recogen formulas mágicas, exorcismos y remedios contra el mal de ojo, siendo unas recopilaciones característicamente hispanas, a las que se le añaden, situados de tesoros que sus amos dejaron escritos en el momento de ser ocultados.

Este tipo de literatura estuvo relativamente extendido en la Europa de 1500 a 1800, no siendo así en nuestra piel de toro, en el que el arduo trabajo de la Inquisición, persiguió a los poseedores de este tipo de escrituras, sentenciando estas a ser quemadas en la hoguera por mandato de las autoridades eclesiásticas del momento, pruebas documentales de estos “liberadores procesos” han llegado hasta nuestros días relatadas por distintos, escritores y antropólogos de la relevancia de Menéndez Pelayo o Caro Baroja.

La versión del libro que tengo en mi poder, es una adaptación hispanizada, en la que se relaciona un índice de hasta 174 lugares de la geografía gallega, donde con el mínimo detalle se ubican sitios en los que encontrar mágicos y suntuosos tesoros, que en su día ocultaron moros y romanos.

72. Descendiendo el sendero estrecho de la cerca hacia la Martiñá, se encuentra, entre cuatro robles, a 62 pasos hacia el norte, una dobla de hierro que tiene en el interior una cabeza de jinete de oro y tres arabelas de plata con eje y rasgones abiertos.

79. Al sur de Franqueira, a 19 hombres de largo, en el pico Altiño, está encantado en un soto pequeño el moro Bisnarém, acostado sobre el oro y con zapatos bordados de brillantes de la corona de un rey godo.


En su introducción se relata como un agricultor francés de nombre Víctor Siderol, encontró escondido de forma misteriosa un ejemplar de la obra, trasformando su vida hasta el punto de vender su alma al mismísimo Satán.

Siendo su principal contenido la relación de pócimas, encantamientos, recetas y brebajes, para remediar cantidad de despegos con las que nos castiga la vida; como sanar males de amor, infidelidades, malas compañías, mañas para adivinar el futro en la palma de la mano, magias diversas, mal de ojo, …….etc.

Receta para calentar a las mujeres frías:
Cuando un hombre sienta pasión desmesurada por una señora y ella comience a aburrirse de él, ha de hacer lo siguiente:
Veinte gramos de alcornoque; un puñado de simientes de sagaña brava; 24 cabellos del pecho con raíz; 30 gramos de harina de cacahuete; un cantárida; 4 avellanas.
Todo molido y bien mezclado, hasta hacerse una bola, se deja a relente durante tres noches evitando que le llueva u orvalle. Al final de este plazo se abre un agujero en e jergón de la cama, diciendo:
“Por las llagas de Cristo y por el amor que tengo a (fulana) te escondo alcornoque, ligado a sagaña, hilos de pecho, cacahuete, cantárida y fruto de avellano. Quiero, por la virtud de Cipriano, que esta mujer se una a mí, por el amor y por la carne”.
Después de hacer esto, raras veces sucede que la mujer no empiece a mirar al hombre con más fuego y amor.
Esta receta es igualmente buena para aumentar el entusiasmo de las esposas que reciben con f
rialdad a los maridos en los tratos amorosos.
Termina el libro con unas breves notas sobre la forma de poder transformar elementos cotidianos en oro puro o arte de alquimia y una leyenda sobre una hechicera de la hermosa ciudad alentejana de Evora (Portugal).

Hoy en día esta lectura en nuestras latitudes solo tiene un carácter curioso, pero en amplias zonas de sur americano y concretamente en Brasil, sigue siendo usado como complemento de practicas de magia negra y ritos atávicos de su originaria cultura africana, llegando en algunas ocasiones a completarse veinticinco ediciones del mismo original, lo que nos da muestra de la importancia que su contenido tiene aun en día en gran parte de ciertas culturas.

Ya solo me queda, después de haberos mostrado esta obra, invitaros a que os acerquéis hasta el día 22 de este Isidril mes de mayo al Paseo de Recoletos de Madrid, en donde se celebra la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión, para hurgar entre las curiosidades de sus casetas a ver si la diosa fortuna o algún tipo de magia, nos favorece con la suerte de encontrar uno de esos ejemplares antiguos de este “Ciprianillo”, atribuido al santo que existió, pero no, que lo escribió, pero no, que vendió su alma al diablo, pero se retracto y que amó sin ser correspondido.

Salud a todos y buena lectura.

P.d. Quiero reconocer a Felix Castro algunas aportaciones que en mi articulo he recogido de sus trabajos y publicaciones en internet............gracias por ello.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

En el principio de la lectura me sorprendió, que llamándose el libro: "de San Cipriano y Santa Justina" no se mencionara a esta última hasta bien avanzado el articulo, siendo como es sabido de todos que el verdadero mérito..., a mi entender..., lo tuvo ella, pues no es cosa fácil separar a varón de su querencia natural de pócimas, juergas y reuniones a deshoras con amigos..., más también es de público conocimiento la querencia que no carencia..,que tienen las féminas desde la noche de los tiempos en hacer ver claro al hombre lo que en un principio presentase turbio y enmarañado, de resultas de esta manera de conducirse se produjo el milagro por el cual San Cipriano dejó aquella mala vida y volvió al camino de rectitud abandonando el mal sendero.

Todo esto se resume, básicamente en un refrán muy claro y explicito y no por ello menos verdadero:
"Pueden más dos , que dos carretas"

Un saludo, muy entretenido...
Perolo.

Anónimo dijo...

yo tengo un ejemplar parecido al tuyo pero de otra edicion. Muy bueno el artículo, que incluso me he imprimido para releermelo.

¡Un saludo!

laguaicaliteraria dijo...

Me ha encantado el artículo, felicidades.

Iscariote dijo...

Ojala pudiras pasar el primer libro en pdf es el unico que me falta por favor o darme una referencia de donde pode conseguirlo gracias

félix castro dijo...

Podía citar al menos la fuente de los textos y de las imágenes, al menos, entre ellos artículos míos.
Un saludo
Félix Castro

Iscariote dijo...

Oye quisiera adquirir un ejemplar del libro de Santa Justina ojala puedas ayudarme para saber donde adquirirlo o donde adquiriste el tuyo saludos

Anónimo dijo...

De casualidad no lo vendes ?? si es asi espero tu respuesta a este correo webmasterexit@hotmail.com

luis dijo...

De casualidad no lo tienes en pdf qe me lo pudieras pasar

maria del carmen dijo...

hola que tal
me interesa mucho adquirir el libro
puedes decirme donde lo compraste
o si hay algun pdf que tenga el contenido completo
gracias por la respuesta